Mundo Extraño

Mundo Extraño

* Estephani Yazmín Sandoval Chacón

S. 19
Su cuerpo fue de nubes, manos y labios azules, ojos sin mirada, no sé si nacía o resucitaba, pero de algo procedía, surgía… como del todo surge la nada. Y era una mujer con un trinche de cabellos largos y espumosos, de pies casi invisibles… la que en mi mente se ondulaba. No tiene importancia, pero ¡ha! cómo se ondulaba. Nada parecida al mar, quizá sí a la espuma, no recuerdo más, sólo que era una mujer con un trinche, que su cuerpo era de nubes, manos y labios azules, ojos sin mirada, y no sé si nacía o resucitaba, pero de algo procedía, surgía… surgía… como del todo… surge la nada. **
S.20
Un tú, por un “te quiero”, un yo, por la habitualidad del ahora y de la hora en que te pierdo….Yo soy la rata y la noche, la evidencia de la estupidez. No me digas nada, las cosas caen y suben. Diagonales en la pared contrapunteando sus sombras. Drásticos homenajes. Desastres inhabitables, inimitables también. Dos y cada nada con su cada todo. Sin tres está mejor. No, no sé nada, no preguntes. Es la noche. El trastorno clandestino. La crudeza del relieve que no alcanzo ni con los ojos ni con las manos ¡Deshazte de pureza! ¡Libera tu seriedad! ¡Aléjate de mi ritmo! alcanza tus pubertades que me son infieles, alcanza mis terrenidades que te son adversas, porque eres del paraíso, de la luna y del sol, si es que no son lo mismo tú y el sol. “Claro está todo”. El cielo se abre. Lo siento. Permíteme alejarme. La luz del sol lastima mis ojos. **

Estephani Yazmín Sandoval Chacón escribe porque considera que es una manera de encontrarse en la profundidad de sí misma, para expresarse libremente y poder compartir con los demás más allá de lo que generalmente puede verse o de lo que pareciera que es. Escribe para desahogar el alma, para desmenuzar su mundo y reconstruirlo.

Para ejercer libertad y extender horizontes hacia realidades maravillosas y sublimes.

“Escribo desde los trece años, cuando vivía en el campo y escuchaba a José Alfredo Jiménez, Lola Beltrán y Cri Cri”, comenta la joven poeta. 

Confiesa que le gusta mucho Jaime Sabines, Germán Hesse, Franz Kafka y otros más, realmente son muchos los escritores que admira, también a pintores como Miguel Ángel, Caravaggio, Dalì, Van Gogh, y especialmente Munch, porque dice, todos ellos han mostrado gran sensibilidad y profundo análisis del mundo como una pregunta eterna que se responde a sí misma en su cotidianidad. 

En agosto de 2013 Fany publicó en el libro “Un claro en la ciudad” de Editorial Colectivo Entrópico que da la oportunidad a jóvenes creadores.

*Mediadora conciliadora, adscrita a Tenango del Valle, Méx.

** Fragmentos de SOMNIA

Yo por la Justicia

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *