Press "Enter" to skip to content

La música, como el Derecho es interpretación constante

1

Gracias a la música, el juez del Tribunal Superior de Justicia del Estado de México, José Antonio Malanco Hernández, decidió estudiar Derecho, pues a los 20 años de edad y ya con educación musical formal, se dio cuenta que tanto él como sus compañeros desconocían sus derechos y se encontraban en estado de indefensión.

Para el juzgador de Primera Instancia adscrito al Distrito Judicial de Sultepec, la música es todo aquello que las personas no pueden expresar con palabras, pero si con sonidos armónicos arrancados a las cuerdas.

Desde niño, el juez José Antonio ha estado familiarizado con las notas musicales. Su madre es pianista y no duda en decir que es una de sus más grandes influencias, ya que producto de ese vínculo comenzó tocando el piano y la guitarra.

Dice que le gustan los retos y uno de los más desafiantes lo encontró en el violín, instrumento que decidió estudiar formalmente en el Conservatorio de Música de la entidad, al que ingresó a los 16 años de edad y donde permaneció durante ocho años.

Llegó un momento en el que por cuestiones laborales, Malanco Hernández tuvo que decidirse por un solo camino, el del Derecho, pero la música no ha salido de su vida, pues ahora acude a ella cuando desea un tiempo de intimidad y relajación fuera del ámbito laboral.

Acompañado de su elegante violín, ejecuta algunas melodías con una técnica que deja notar la experiencia sobre este instrumento de cuerdas.

Cuenta que formó parte del elenco artístico de la Universidad Autónoma del Estado de México; sin embargo, continuó el camino de la aplicación de las leyes.

Al juzgador de origen toluqueño le gusta utilizar los términos musicales para explicar su trabajo. Asegura que la formación musical permite que las controversias que atiende puedan verse desde una perspectiva mucho más amplia, él habla de matices, colores y posibilidades.

Agrega que la música, como el Derecho, es interpretación constante; las sentencias como las melodías pueden ser mejor ejecutadas. Este principio es el que busca respetar con cada caso que atiende y con cada problema que contribuye a solucionar.

  1. Alejandro Alejandro

    Me encantó la analogía música/derecho. Interpretación constante…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *